Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 

Castración


El celo de la hembra canina se manifiesta a partir de los ocho a doce meses de edad, y la frecuencia de los ciclos es cada 6 meses, las características del celo es sangrado vaginal, hinchazón vulvar y atracción de perros machos.

Este período de celo que dura aproximadamente quince días, ocasiona una serie de trastornos en la convivencia del animal con sus dueños y vecinos, generalmente en la ciudad, donde la población es más densa. La perra en celo elimina en su orina una hormona llamada estrógeno, que entre otras funciones, atrae a los perros formándose el "cortejo" atrás de la perra, sí esta está suelta, o hacen "guardia" en la puerta de la casa esperando la oportunidad del acoplamiento, por supuesto, toda esta actividad trae aparejado una serie de inconvenientes para el morador de la casa y sus vecinos, debido a que éstos "novios" tienen sus "diferencias" que se expresan en peleas, haciendo pozos en el jardín del vecino y orinando por toda la zona para marcar "su territorio" y derechos hacia la hembra en cuestión, ocurriendo a veces, alteraciones por varios días en el desarrollo normal de las actividades del barrio, esto que suena un poco cómico y se expresa de esta manera para que sea más comprensible los trastornos, que a veces, ocasiona una perrita en celo que no se la cuida como corresponde o la estructura edilicia no se adecua para evitar el contacto con la calle. Además ella hará todo lo posible para escaparse con sus amigos.

Otra razón del control de la natalidad sería evitar el aumento de la población canina en general o que el dueño de la perra no desee que tenga cría.
Este control puede ser de forma farmacológica, de efecto reversible, utilizando inhibidores de la ovulación, cuya dosificación y consideraciones técnicas deben ser especificadas exclusivamente por un profesional Médico Veterinario, debido a que si hubiera mal uso de los antinconceptivos pueden traer trastornos graves al animal.

La otra forma sería la quirúrgica mediante la ovarioectomía (castración) que consiste en la extirpación de los ovarios, cesando en forma definitiva los ciclos estruales. Tiene como ventajas que disminuye el riesgo de desarrollo de tumores mamarios y ováricos, cuando más temprano se realiza la intervención, menor es el riesgo, disminuye la posibilidad de piómetra y minimiza los problemas de preñez psicológica. Cómo desventaja existe, en algunas perras, tendencia hacia la obesidad, apatía que se corrige con algunas consideraciones dadas por el profesional y dieta.

La ligadura de trompas (esterilización) es también una intervención quirúrgica que anula la gestación manteniendo la actividad hormonal normal de la hembra. Esta intervención no anula el ciclo estrual, por lo tanto, la hembra mantiene los celos normales, atrae a los machos, es receptiva y acepta el acoplamiento, pero no previene las enfermedades del aparato reproductor como lo hace la ovarioectomía. No es aconsejable esta intervención por los problemas que pueda producir en un futuro, pero queda a criterio del dueño y profesional actuante, la decisión que se toma al respecto, de que tipo de intervención será aconsejable en cada caso particular.

Existe la creencia popular que la hembra canina debe tener una cría antes de la intervención quirúrgica, es un concepto totalmente erróneo y no tiene asidero científico, solamente está indicado si se desea que el animal deje descendencia.

Castración en machos


Los propietarios de gatos y perros machos se muestran con frecuencia preocupados con la eliminación del instinto reproductor de sus mascotas y su posibilidad de aparearse y los comprendo… existen muchos mitos al respecto…la mitología popular da argumentos como la castración favorece cambios de temperamento, vitalidad, cariño, inteligencia, ganas de jugar....etc… , esto sienta las bases para nuestra discusión, pues los animales no intelectualizan su sexualidad, solo responden a sus influencias hormonales.
En este artículo encontraran información con la finalidad de disipar dudas, miedos y decidir sin culpas sobre la vida reproductiva de nuestros queridos compañeros.

¿Porqué castrarlos?
Ventajas para la salud
Cirugía
¿Efectos adversos?

¿Porqué castrarlos?
No piense que su mascota dejará de ser macho si lo castra, lo seguirá siendo, solo perderá su deseo de reproducirse y otras conductas. El comportamiento sexual de nuestras mascotas puede producir efectos que alteren la normal convivencia.
Perros: Un macho sin castrar conviviendo en el mismo territorio con hembras ciclando sin poder cubrirlas puede llevar una vida frustrada, especialmente, sí encuentra olores de estas hembras en celo.
También es de elección como terapéutica en problemas prostáticos y en el caso de ser portador de enfermedades de transmisión venérea (por Ej. brucelosis). Ver más información en castración de la hembra.
Gatos: El proceso de la reproducción felina, para el macho es una función complicada que lleva a serias y profundas angustias, proteger su territorio, la sexualidad en estos animales lleva a una serie de comportamientos como son el marcaje de su territorio con alta regularidad, el patrullaje del mismo y agresivas peleas con otros machos para mantener su dominancia . Lo "natural" para un macho es mantener controlada a una serie de 4 a 6 hembras, por esta razón, ofrecerle a un animal una hembra de compañía para que se sienta bien y pueda "hacer su cosa" ni se acerca a satisfacer sus necesidades, sino que incrementa su angustia, sus niveles de testosterona, su agresividad y sus recorridas del terreno, y por tanto su contínuo enfrentamiento con otros gatos machos.
El gato macho no castrado, en la ciudad, esta propenso a contraer enfermedades graves que se transmiten por la saliva, en las mordeduras ocasionadas por peleas por el territorio y las hembras, favoreciendo la aparición de la leucemia felina y el síndrome de inmunodeficiencia felina, ambas patologías incurables; corre el riesgo de ser atropellado por un auto, muerto por perros, intoxicado, baleado.
Como ellos marcan el territorio que les pertencece con chorritos de orina en forma de "spray", orinan nuestra casa y la de los vecinos, ocasionado problemas de convivencia en la vecindad.
Además castrando machos y hembras, por un lado mejoramos su calidad de vida y por otro, estamos colaborando para que exista una menor densidad de animales y menos cachorros abandonados en la vía pública. Más información en el celo y apareo en los gatos.



Ventajas directas en la salud:
* Suprime comportamientos no deseados (agresividad, peleas, marcaje malolientes de territorio, aullidos, maullidos, fugas, etc.). La hembra deja de marcar territorio en un 90% de los casos, en el macho un 80% deja de hacerlo inmediatamente, otro 10% lo deja en forma gradual y sólo el 10% restante continúa haciéndolo.
* Disminución de los niveles de "estrés": no hablamos de un estrés superficial sino de una frustrada necesidad natural esencial que puede traer consecuencias de comportamientos alterados, y sobre todo, de un sistema inmunológico muy deprimido en algunos casos (se da más en felinos.)
* Disminución del riesgo de contagio de enfermedades por contacto con otros animales:
Gatos: peritonitis infecciosa, síndrome de inmunodeficiencia felina, erlichia, rhinotracheitis, panleukopenia, leucemia felina, rabia, etc.
Perros: Brucelosis, leptospirosis, tumor venéreo transmisible, etc…
* Eliminación de problemas prostáticos y testiculares (tumores) en los machos.
* Vida más larga y de mejor calidad.



Cirugía
Para el macho: lo más recomendable es una operación denominada orquiectomía, con ella eliminaremos no solo la producción de espermatozoides sino de hormonas sexuales mediante la extirpación bilateral de los testículos.
El tiempo de esta operación es entre s 25 a los 40 minutos dependiendo si es gato o perro, en general, permanecen varias horas en la clínica para el postquirúrgico inmediato y monitorear el despertar de la anestesia (la cirugía se realiza bajo anestesia general, en todos los casos, el riesgo de anestesia se reduce cuanto más joven sea el paciente).
El médico veterinario, luego de la intervención, dará sus indicaciones con respecto al cuidado que se debe tener después de esta operación una vez llegado a la casa, y como mantener una higiene en el área donde conviva la mascota por unos días para evitar una infección en la zona de cirugía, como evitarle situaciones de estrés y favorecer un reposo voluntario, proveer un ambiente calefaccionado, etc.. .
Es rutinario la utilización de fármacos postquirúrgicos como lo antibióticos y el uso de analgésicos para controlar el dolor.
Con respecto a la edad en general se puede realizar incluso antes de llegar a la pubertad pero es ideal que el veterinario aconseje la edad ideal para cada caso en particular.

Otras Opciones
* La vasectomía (ligadura o corte del conducto deferente) es otra opción para los dueños donde el miedo a los cambios de conducta genera resistencia a la cirugía convencional , el macho no pierden el interés por las hembras pero ya no va a ser fértil, solo tiene la finalidad de controlar la sobrepoblación.
* Tratamientos químicos (ej. flutamida ),estas drogas son antihormonas (bloquean a la testosterona ) serán consideradas su utilización por el medico veterinario como tratamiento alternativo o como terapéutica en determinadas patologías (ej. hipertrofia prostatica benigna ,etc..).



¿Efectos adversos?
Cambios de conducta:
Muchos veterinarios y dueños de mascotas opinan que la castración no influye en la conducta pero..,vaya si lo hace!!!!!. La mayoría de los cambios de conducta ocasionados por la castración son positivos:
Elimina la ansiedad sexual: disminuye el instinto de montar, sus intentos de fuga y para el caso de los felinos sus maullidos. Los gatos machos pueden dejar de vagabundear, pelear con otros gatos y volver con heridas infectadas, y dejar de orinar para marcar su territorio (esto se llama orinar en "spray", cuyo olor es muy difícil de eliminar), haciendo la convivencia con los mismos más agradable y menos riesgosa para la salud del propio animal.
Los perros machos a veces padecen de hipersexualidad que los llevan a un comportamiento agresivo, por lo que la castración es una gran ayuda terapéutica ( si la agresividad tuviera otra causa, la castración no la modificaría).
Obesidad:
La obesidad está relacionada generalmente con excesiva alimentación en relación a las ecesidades del organismo. Existen efectos sobre el metabolismo al eliminar la producción de estrógenos o testosterona, estas modificaciones metabólicas produce que un animal castrado no necesite ( pues no consume ni gasta ) tantas calorías como uno entero. Sólo hay que tener en cuenta ésto al preparar su ración, o cambiar el alimento balanceado a uno de bajas calorías. Su actividad disminuye y su metabolismo también, pero no necesariamente será obeso.
Sedentarismo:
Existe la creencia popular de que el animal castrado se transforma en un ser apático, que pierde toda motivación de vivir. Nada mas alejado de la realidad!!!. En la práctica diaria he visto y corroborado que los felinos y caninos castrados mantienen el mismo nivel de inteligencia con el que nacieron, son juguetones y hasta excelentes cazadores para el caso de los felinos al igual que los animales que no han sido operados.
Estimular el animal con juegos y diversos entretenimientos es fundamental si quiere verlo más sano y delgado. Los juegos y la compañía de sus amos son irreemplazables para ellos. No los descuide y verán como pueden ser muy felices, aún castrados.

Celo y acoplamiento


La cachorra llega a la madurez sexual (comienza a producir óvulos fértiles) entre los siete y diez meses, a tales períodos se les llama "celo", cada uno de esos lapsos dura entre diez y doce días y los primeros signos que indican ese momento es una descarga sanguinolenta que puede durar hasta nueve días. Suele compararse con el período menstrual de la mujer, pero si bien es una pérdida sanguinolenta, el proceso es totalmente inverso a lo que ocurre en el ciclo femenino y hembra chimpancé, que son las únicas especies que menstrúan. Otro signo es que la vulva se inflama y aumenta de tamaño hasta llegar a ser dos veces el tamaño normal. En cada animal se producen en distintos momentos, o sea que no hay una época del año en la que todas las perras se encuentran en celo. Pero indudablemente la señal más clara estará dada por la aparición de uno o varios "pretendientes" machos de diferente tamaño, aspecto, color y pelaje cuyo instinto los hace llegar casi misteriosamente.

Pasado los nueve a once días de pérdida, comienza el período de celo propiamente dicho (estro) que se caracteriza porque en él se producen las ovulaciones (descarga de óvulos desde los ovarios a las trompas de falopio). Es cuando la hembra acepta al macho y dura entre siete y nueve días.

Hay que tener en cuenta que la perra no siempre recibe al perro que le asignamos para que se acople, eligiendo a veces, el más flaco, descolorido, cola torcida, etc. es decir al que nosotros menos nos gusta por no reunir las características adecuadas para la perrita que queremos. Se sugiere tratar de aparear animales de la misma raza y si no es así que tengan el mismo tamaño. Cruzando animales de la misma raza estaremos contribuyendo a disminuir la proliferación de perros mestizos a los que, con gran frecuencia, se encuentran abandonados siendo cachorros o adultos.

Cuando la hembra se encuentra lista para el apareo, permanece tranquila con su cola levantada y a la expectativa de encontrarse con su enamorado que ronda junto con otros a la espera del encuentro. Los perros tratarán que este encuentro se produzca lo antes posible y para ello intentarán por todos los medios posibles de acercarse a la hembra. Debemos tener en cuenta que hay muchos más perros que perras y por lo tanto las posibilidades de que se realice el acoplamiento es mayor.

El perro marca su territorio por medio de chorritos de orina cerca de donde la perra se encuentra en celo y acto seguido realiza unos movimientos con sus patas traseras dejando marcadas sus huellas en el suelo o en el hermoso jardín del vecino. Debemos tener presente que ésta es una razón más por la que no debemos dejar que nuestros amigos, los perros, deambulen por la vía pública, a pesar que ese cortejo callejero es tan natural para ellos.

Producido en encuentro amoroso, el perro al principio efectúa unos pocos movimientos de introducción y después los animales quedan "unidos" uno al otro y permanecen pegados (aparentemente) o "abotonados" durante media hora o más tiempo. El perro tiene una eyaculación lenta y es en ese momento donde los espermatozoides que flotan en el líquido seminal que es el que contiene el "alimento" necesario para mantener vivos los espermatozoides y los ayuda en su desplazamiento hacia el útero y las trompas de Falopio. No se debe interrumpir el acoplamiento por medio de ningún tipo de castigo ya que es un fenómeno natural y actuando de esta manera se pueden producir traumatismos graves a ambos animales.

En muchos hogares por problemas de distinta índole, los propietarios de perras no desean que éstas tengan cría. Existen drogas que se pueden administrar tanto por vía oral o parenteral (inyecciones) pero es recomendable no aplicar este método como rutina durante toda la vida de la hembra por las complicaciones, que a veces, se presentan.

Gestación y parto


La gestación en la perra tiene una duración de dos meses (de 58 a 63 días). A medida que se acerca el momento del parto comienza la preocupación de sus amos, que es lógico debido al cariño que sienten por ella; además cuando la hembra es primeriza, la inquietud de cómo se va a desarrollar el acto del parto es mayor. Hay que tener en cuenta que el nacimiento de los cachorros, lo mismo que el de los seres humanos, y el de todos los animales, es el fenómeno más natural del mundo, y solo se necesita ayuda en raras ocasiones.

El período de parto normal oscila entre doce a veinticuatro horas, y en algunos casos, principalmente si son primerizas, el tiempo se puede prolongar hasta treinta y seis horas. La perra, como en la gata, una semana antes del parto la temperatura corporal (medida en el recto) desciende 1º hasta situarse en 37-38ºC, empieza a tener leche, la vulva suele ponerse edematosa y con una ligera descarga vaginal, y puede tener un cambio de comportamiento: búsqueda de sitios oscuros y apartados, inquietud y construcción del nido.

El mecanismo del parto en la hembra del perro se divide en tres fases

La primera corresponde a la apertura del cuello del útero que queda listo para la salida de los cachorros. Este proceso puede durar hasta veinticuatro horas. Durante este tiempo la hembra se comporta en forma anormal, anda en círculos con pasos lentos y sin descanso, se recuesta en el suelo, se rehusa a comer o beber (aunque algunas hembras muestran un apetito voraz). Durante este lapso nada debe molestarla a su alrededor. La primera fase corresponde a la apertura y relajación del cuello del útero para la salida de los cachorros. La hembra tiembla, jadea y puede vomitar. Los labios vulvares se engruesan y se escapa por la comisura inferior un líquido viscoso blanco-amarillento. Se pueden apreciar contracciones uterinas, pero siempre de débil intensidad. La perra elige un sitio tranquilo y oscuro, y prepara su paridera rompiendo trapos y materiales; es conveniente proporcionarle elementos para que pueda realizar ese trabajo, lo más usual es el papel de diario cortado en tiras.

La segunda fase es la de expulsión de los cachorros. La hembra queda tumbada en posición sobre un lado, con la cara dirigida hacia su abdomen y comienzan las contracciones cada 2 ó 3 minutos, con mucho esfuerzo. Es el momento resolutivo del parto!!!!!. La hembra queda tumbada en posición horizontal sobre un lado, con la cara dirigida hacia su abdomen y comienza hacer esfuerzos empujando con fuerza hacia el extremo posterior de su cuerpo. Cuando comienza esta fase, la hembra debe quedar sola en absoluto. La mayor parte de los propietarios, con toda su buena intención, en especial con la perra primeriza, alteran a la hembra al permanecer contemplando su trabajo o hablando en las cercanías y esto sirve, solamente, para retrasar el proceso natural.
Hay que dejarla sola durante ocho horas. Si después de ese tiempo no aparece ningún cachorro, en ese momento se llamará al Médico Veterinario. Se deben considerar como anormales los intervalos de descanso de más de 4 horas, o cuando no nace ningún cachorro tras haber tenido muchas contracciones.

La tercera fase es el mecanismo de esfuerzo que lleva consigo la salida de las placentas y éstas, normalmente, salen más o menos inmediatamente después del cachorro.
La perra debe parir en su propio ambiente; si se intentara albergarla en un ambiente extraño la hembra no se calmará, los nacimientos se retrasarán y la camada entera puede perderse.

Un lugar ideal es la base de un armario en la cocina y aquí debe colocarse una "cama" confortable. La mayor parte de las cocinas tienen calefacción, y este factor es importante debido a que una de las principales causas de la pérdida de los cachorros recién nacidos es la pérdida de calor después del nacimiento; si no se cuenta con calefacción en el lugar donde está la perra con sus cachorros, debe prepararse una caja o un cajón con mantas y cubrirla durante la noche.

Con respecto a la alimentación durante la lactación, la hembra debe comer una dieta rica en proteínas y esto significa que ha de ingerir carne; como sustitutos de valor se pueden emplear huevos, queso y la carne de pollo, además de los alimentos que se le dan normalmente, o también un alimento balanceado premium para cachorros o hembras gestantes.
La idea de alimentar a la hembra después del parto con una dieta líquida basándose en leche, para que ella misma produzca más leche, es un concepto erróneo. Las proteínas forman la base vital para la producción de leche y lo ideal para un animal carnívoro es la carne.

Resumiendo : se aconseja a los inexpertos -en particular- que permitan que la hembra tenga los cachorros en su ambiente propio, sobre un lecho de calor constante, con mucha paciencia y sin interferir ni colocarse al lado para vigilar durante sus esfuerzos de parto.