Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 

Breve Historia de la Veterinaria



Historia de la Veterinaria

en el Río de la Plata

Osvaldo Antonio Perez



Capítulo correspondiente a la Historia Mundial de la Veterinaria del libro Historia de la veterinaria en el Río de la Plata.-


Desde el momento en que el hombre domesticó a los animales, su relación para con ellos dejó de ser algo más que la simple subsistencia alimenticia. Una firme alianza, muchas veces defensiva-ofensiva, debió contemplar un cuidado mutuo. En garantía de este vínculo, el hombre aportó a través de su raciocinio el dominio de un arte y ciencia, ni más ni menos que la veterinaria, la capacidad de curar las enfermedades de su socio.

Habiéndose producido el fenómeno de la domesticación en el Neolítico, es evidente que hallaremos hombres dedicados al cuidado de la salud animal ya desde este período, si bien la ausencia de documentos escritos nos obligan a guiarnos por otras fuentes menos explícitas como las pinturas rupestres, que muy poco nos indican a no ser unas rayas verticales en la cueva de Montespan, Francia, que han sido interpretadas como cercos donde posiblemente se mantenían los animales domesticados.

En Egipto los animales sagrados tenían, dentro de los templos, personas que estaban a cargo de su alimentación y cuidado. "Los sacerdotes de menor rango, los uab (purificados) examinaban los animales para el sacrificio; los de mayor categoría o hemunefer (servidores del dios) cuidaban de los animales..."[1]. Aparte de estos estaban los swnw, prácticos laicos cuyas funciones eran la inspección del ganado y de la carne, y de supervisar a los sacrificadores de los templos.

El papiro de Kahun es el documento que atestigua la presencia de la medicina veterinaria en Egipto. En él se describen enfermedades del ganado y su tratamiento, así como de enfermedades de perros, gatos, aves y peces. "Además de ritos mágicos y religiosos, los tratamientos preventivos y curativos de enfermedades de los animales incluían baños fríos y calientes, fricciones, cauterizaciones, sangrías, castración, reducción de fracturas, etc."[2].

En la Mesopotamia el Código de Hammurabi (hacia el -1750) contiene aranceles para la cura de bueyes y asnos. En la religión hindú el veterinario Palakapya era considerado hijo de un santón y de una elefanta. Otro veterinario célebre fue Salihotra, cuyo nombre se adjudicó posteriormente al caballo y a los médicos de caballos: salihotrasastra.

Dentro del territorio de lo que hoy es China, en el siglo VIII a. C. el veterinario Wang Tao escribió una obra sobre enfermedades del hombre, del caballo, de los vacunos y de los perros. Cuatro siglos más tarde el veterinario Ma Shi Huang "curaba caballos y dragones, nombre que en la literatura china se daba a los caballos celestiales que sudan sangre, es decir a caballos padeciendo de lo que en la actualidad se considera una parasitosis por Parafilaria multipapilosa"[3].

En la India, el rey Asoka, conocido como el Constantino del budismo por su favoritismo hacia esta religión, mandó construir durante su reinado (hacia el -270) hospitales veterinarios, pasookicisa, para recoger los animales enfermos.

Jenofonte, el gran polígrafo ateniense discípulo de Sócrates, escribió un tratado De la equitación, que posee algunos principios de higiene animal, si bien como su título lo indica no es una obra dedicada a la patología equina. También dedicó su atención a los perros en una obra llamada De la caza y de la montería.

Aristóteles escribió una Historia de los Animales, así como Partes de los Animales -el más antiguo tratado de fisiología animal en cualquier idioma- y un tratado sobre la Generación de los Animales. La especulación filosófica predomina en general sobre cualquier otro tipo de certeza, de allí que haga afirmaciones, como que la rabia no es transmisible al hombre no importa las mordeduras que se produzcan, sin rigor científico. Sin embargo algunos de sus razonamientos no dejan de llamar la atención, como aquel en que sostiene que existen en la sangre fibras, aparte del agua, que producen la coagulación [4]. O este otro: "El corazón es la única de las vísceras, y ciertamente la sola parte del cuerpo, incapaz de tolerar cualquier afección grave, cosa que razonablemente tiene que ocurrir; porque si la parte primaria o dominante estuviere enferma, nada hay ya a que puedan recurrir confiadamente las demás partes que de ella dependen. Prueba de que el corazón no puede tolerar afección morbosa es el hecho de que ninguna res inmolada en los sacrificios se ha visto nunca que estuviera afectado por las enfermedades que se observan en las demás vísceras; porque fueron muchas las veces que se hallaron los riñones llenos de piedras y excrecencias, pequeños abscesos, como en el hígado, pulmones, y más que todos ellos en el bazo. También hay muchos estados mórbidos observados en dichas partes, siendo la porción del pulmón junto a la tráquea, y la porción del hígado situada junto a la unión con el gran vaso de la sangre las menos propensas a ellos. También admite esto explicación razonable; porque precisamente en estas partes es en donde el pulmón y el hígado están más íntimamente unidos al corazón. De otra parte, cuando los animales mueren de enfermedad y no debido a sacrificio, y por afecciones como las indicadas antes, descubrimos afecciones morbosas en el corazón, si las buscamos"[5].

El romano Catón (234-149 a.C.) en su obra "De re rústica", aconsejaba cuidar las pezuñas de los bueyes cubriéndolas con pez líquida. Como tratamiento de la sarna y para prevenir las picaduras de garrapatas, recomendaba una maceración de semillas de altramuz junto con otra planta llamada amurco, disuelta en agua o en vino, preparación esta que se debía aplicar al cuerpo de la oveja por dos o tres días, lavando luego al animal con agua de mar.

Publio Virgilio Marón (70-19 a. de C.) recordaba en sus Geórgicas que los pastores trataban sus ovejas con sarna esquilándolas y después las frotaban con un ungüento hecho de orujo de aceite amargo, espuma de mercurio, azufre virgen, pez de Ida, cera crasa, cebolla albarrana, eléboro y betún.

Un rico patricio romano nacido en territorio hoy hispánico, Lucio Junio Moderato Columela, fue el que usó por vez primera la palabra veterinario en el siglo I. La utilizó para calificar al pastor que ejerce las funciones inherentes a los conocimientos de medicina animal. Entre sus enseñanzas referidas a la medicina veterinaria cabe consignar su preocupación porque los animales no defecaran sobre el forraje, y por el aislamiento de los enfermos.

El libro sexto de los doce que dedicó a la agricultura, está consagrado al cuidado y cría de bueyes, caballos y mulas. Indica remedios para la mayoría de las afecciones comunes de estos animales, y si bien muchas observaciones están llenas de supersticiones, tales como que los dolores de vientre e intestinal se curan en los bueyes y caballos nada más mirando patos, no son pocos los preceptos que muestran el adelanto de la ciencia médica.

Para tratar las apostemas lo mejor era "abrirlas con hierro que con medicamento. Después de haber exprimido la concavidad que contenía la materia, se lava con orina de buey caliente, y se ata poniendo hilas empapadas en pez líquida y aceite..."[6].

La castración de los terneros -y en esto Columela seguía los consejos de Magón- se debía hacer no con "hierro", sino comprimiendo los testículos con un pedazo de cañaheja hendida, y que se fueran quebrantando de a poco. Cuando se quería hacer un buey, y por consiguiente el hierro era inevitable, la mejor época era la primavera o el otoño, especialmente cuando la luna estaba en cuarto menguante. Aun así, la hemorragia se controlaba mejor ajustando dos listones angostos de madera a la altura de los "nervios" de los testículos.

Para la sarna del caballo aconsejaba frotar al animal, expuesto a los rayos del sol, con resina de cedro o aceite de lentisco, o con grasa de becerro marino; pero si la enfermedad estaba avanzada eran necesarios remedios más heroicos, en cuyo caso daba resultado una preparación hecha cociendo partes iguales de betún, azufre y eléboro en pez líquida y manteca añeja. Antes de aplicar el producto se debía raspar la zona afectada con un hierro, lavándola con orina.

El ajo, de múltiples indicaciones terapéuticas en la historia de la medicina, era empleado en su forma molida tanto en la sarna del bovino, como en la mordedura del perro rabioso.

Otro ejemplo de la superstición aplicada en la veterinaria romana lo da Plinio Segundo (25-79), quien recomendaba prevenir la rabia en el perro dándole leche de una nodriza que estuviese amamantando a un niño. Las mordeduras de los perros rabiosos se debían tratar aplicando en la herida cenizas de una cabeza de perro, las que también podían ser bebidas [7].

Un edicto del emperador Diocleciano, fechado en el año 301 después de Cristo, al tiempo que tasa los precios de alimentos se ocupa de nuestra especialidad fijando aranceles a los veterinarios o mulomedicus.

El grecobizantino Apsirto, del siglo IV de nuestra era, fue veterinario jefe en el ejército de Constantino, el emperador romano que aceptó la libertad de cultos. Su obra se halla en la Hippiatrika, compilación hecha por un escritor hasta hoy desconocido, ordenada por Constantino VII en el siglo X. Al retirarse de la actividad, formó una escuela de hipiatría.

Los romanos alumbraron aún otra figura de la profesión como fue Renatus Vegetius, del siglo V, que es reconocido como el primer autor de un libro escrito dedicado exclusivamente a la medicina veterinaria. Se lo considera el padre de la especialidad.

En la Edad Media aparece el mariscal, cargo asignado al jefe de doce caballos entre los germanos. Tenía a su cargo el cuidado de ellos ejerciendo las funciones de un veterinario.

No hubo grandes avances científicos en el medioevo, por lo que toda una pléyade de santos fueron consagrados al cuidado de los animales. San Roque y San Sebastián eran invocados en casos de peste; San Huberto y Santa Quiteria contra la rabia; San Eloy se encargaba de las fracturas y será, con el tiempo el patrono de los veterinarios; San Blas protegía a todos los animales, mientras que San Antonio ponía todo su énfasis en la atención de cerdos y ganado menor [8].

En el siglo IX aparecen simultáneamente herraduras de clavo en Bizancio y en Occidente, lo que dio origen a un nuevo oficio: el herrador. Pese a que al principio no se confunden la medicina con el arte de herrar, lentamente y por el contacto constante con los animales, el herrador va adquiriendo los conocimientos suficientes como para ejercer ambas actividades. Así ocurrió en España y en sus colonias, mientras que en el resto de Europa, "desde el mariscal, caballerizo, se llega al veterinario; los herradores no influyen en la evolución científica de la profesión"[9].

"La institución de la caballería como casta social durante el medioevo influencia poderosamente la medicina de los équidos... Si el caballo era prenda inseparable del caballero, se comprende el interés en saber cuidar y curar tan preciado animal; entre las obligaciones que señala a los caballeros el Rey Alfonso X, en las Partidas, figuran conocimientos de hipología e hipiátrica. Don Quijote recuerda que los caballeros andantes han de saber herrar el caballo y catar sus heridas"[10].

El rey Alfonso XI mandó escribir en el siglo XIV un Libro de la montería, donde las dolencias del perro merecen un tratamiento especial.

"Uno de los documentos más valiosos para la historia universal de la Veterinaria es el manuscrito de Álvarez de Salmiella, mariscal español del siglo XIV, cuyo ejemplar se conserva en la Biblioteca Nacional de París; el estudio de la cirugía veterinaria del medioevo está completo en esta obra, tanto en la descripción de las técnicas operatorias como en las admirables ilustraciones que exornan el texto..."[11].

Los albéitares ejercieron su actividad en España como si fueran hipiatras, es decir, limitando su accionar al tratamiento de las enfermedades de los equinos y al arte de herrar [12]. Todos anteponían a su título, el de "maestro herrador", aunque el arte no formaba parte de la albeitería, sino que era simplemente un complemento. El albéitar siempre era a la vez herrador, en cambio la condición inversa no era la regla. Muchas veces un simple menestral poseía el título de maestro herrador, careciendo del de albéitar.

A fines del siglo XV, los Reyes Católicos de España designan albéitares examinadores, y una pragmática que lleva la fecha del 13 de abril de 1500, dada en Sevilla confirma la concesión extendida a los albéitares de las Reales Caballerizas, la de examinar a los aspirantes a maestros de albeitería y herradores. Esta es la demostración de la existencia del Proto-albeiterato, cuyo primer Tribunal - el de Castilla- estuvo en Madrid; más tarde, a lo largo del siglo XVI aparecieron otros Tribunales en Pamplona -Navarra-, Zaragoza -Aragón-, Barcelona -Cataluña- y Valencia.

Para ser juez examinador siempre había que ser albéitar de las Reales Caballerizas, de allí el nombre de "Real Tribunal" con que se lo designó al grupo de proto-albéitares examinadores.

Francia es conceptuada como la patria de la veterinaria moderna. Uno de sus más antiguos y mejores cultores fue Jacques Labessie de Solleysel (1617-1680), quien en 1664 publicó "Le Parfait Maréchal", obra que aparte de su inigualable valor para la formación del veterinario de la época, se destacaba por denunciar la penosa situación en que se hallaba la profesión debido a haber caído el arte en manos de los herradores.

El Consejo de Estado del Rey de Francia expidió en los años 1746, 1774 y 1775, diversos decretos en los que se ordenaba la declaración obligatoria de las enfermedades, el marcado de los animales, se legislaba sobre el transporte y el comercio de aquellos, así como se disponían normas sobre enterramiento de cadáveres, indemnización de ganaderos y problemas relativos al sacrificio. El primer país que aplicó el sacrificio fue Inglaterra durante la epizootia de 1745, en la que se mataron seis mil vacunos [13].

El lauro que más enaltece a la nación francesa es el de haber sido la cuna de la primera escuela oficial para enseñar Veterinaria. Un decreto del 4 de agosto de 1761 autorizaba a Claudio Bourgelat, director de la Escuela Militar de Equitación en Lyon desde 1740 y autor en 1751 de "Elementos de la Hipiatría y los Nuevos Conocimientos de la Medicina Equina", a fundar en esta ciudad una "Escuela para el tratamiento de las enfermedades de las bestias". Comenzó a funcionar el 2 de enero del año siguiente y el 13 de febrero ingresó el primer alumno. Las clases empezaron el día 16 del mismo mes; el 27 contaba la Escuela con cinco alumnos, ocupados en hacer disecciones y copiar las lecciones orales.

La historia cuenta que Bourgelat (1712-1779), que fue primero abogado y luego militar, defendió en una ocasión a un individuo acusado por un delito. Habiendo logrado su libertad tomó Bourgelat conocimiento de que su defendido era realmente culpable, por lo que desconsolado, abandonó el foro y la toga dedicándose a su otra gran pasión, los animales [14]. Ya en esta labor fue el primer director y organizador de la Escuela de Veterinaria de Lyon, como más tarde también lo fue de la de Alfort, creada en 1765 en un suburbio de París, a nueve kilómetros de su centro geográfico, sobre la ribera del Marne. El 3 de junio de 1764, por decreto del Consejo de Estado francés se le confirió el título de Escuela Real a la Escuela de Veterinaria de Lyon [15].

Mientras tanto, en España recién en 1792 se inaugura la Escuela de Madrid. El Proto-Albeiterato terminó incorporándose a esta Escuela en 1835, cuando se creó la Facultad de Veterinaria. Finalmente en 1850 y después de trescientos cincuenta años de actividad el Proto-Albeiterato desapareció.

A partir de la creación de la Escuela de Lyon, fueron apareciendo rápidamente, en distintas ciudades europeas institutos análogos. En 1798 se fundó la Escuela Superior de Veterinaria de Hannover. La de Toulouse es de 1822. La Escuela Superior de Veterinaria de Bruselas (Bélgica) fue fundada en 1840.

Contemporáneo de Bourgelat, brilla en la historia veterinaria francesa Charles Vial de Saint-Bel (1753-1793). Graduado en Lyon, enseñó en París, en la escuela de Alfort. Exiliado durante la Revolución Francesa, fundó en Inglaterra el Veterinary College of London en abril de 1791. Falleció a los dos años de su gran obra, a consecuencia del muermo, enfermedad que contrajo de uno de sus pacientes equinos.

En América el primer antecedente de un centro dedicado a la enseñanza veterinaria se halla en México. En 1853 se fundó la Escuela Nacional de Agricultura y Veterinaria en San Jacinto, que más tarde pasó a llamarse Escuela Nacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

El primer curso de veterinaria en los Estados Unidos se estableció en la Universidad de Cornell durante 1868, aunque la primera escuela de veterinaria se fundó en el Colegio del estado de Iowa en 1879.

Finalmente vaya una referencia a otro sabio francés que con sus investigaciones permitió a la medicina veterinaria avanzar a pasos agigantados en la segunda mitad del siglo XIX. Luís Pasteur trabajó en diversos aspectos de las patologías animales, desde sus estudios sobre los medios de control de la pebrina, enfermedad del gusano de seda, efectuados entre 1865 y 1869, pasando por las vacunas contra el cólera aviar (1880), el carbunclo (1881) [16] y la erisipela del cerdo (1882) hasta culminar con el descubrimiento de la vacuna contra la rabia en 1885[17].