Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 

El entrenamiento de su perro debe empezar en cuanto usted lo adquiera. Usted puede hacer el entrenamiento, o puede contratar a un entrenador profesional para hacer el trabajo. El Veterinario puede recomendar a un entrenador. Hay dos tipos de entrenamiento: el de Conducta y Obediencia.

El de conducta

Este entrenando corrige malos habitos que su can puede haber desarrollado como rogar, perseguir automóviles, saltar sobre las personas, y así. Es importante ser consistente durante el proceso de entrenamiento.

Obediencia

Las seciones de entrenamiento deben ser cortas, pero frecuente; diez a quince sesiones, dos o tres veces por día serán suficientes. Si sus sesiones de entrenamiento son demasiado largas, su mascota se aburrirá. El mejor momento para entrenarlo es antes de las comidas. Si usted trabaja con su perro que antes de que coma, empezará a asociarlo con la comida como un premio para las sesiones de entrenamiento.

Antes de dar una orden a su perro, llámelo por su nombre para conseguir su atención; entonces dele una orden de una palabra como siéntate, quédate. No se ponga impaciente, probablemente usted tendrá que repetir la orden muchas veces. Nunca use refuerzo negativo; no llamar su perro para castigarlo porque esto enseñará a su perro a no venir.

Algunas de las órdenes específicas son "siéntate," "quédate," y "bien." Al decir las órdenes, dígalas en un tono lo sufucientemente fuerte y claroe, repitalas a menudo. El perro debe oir las ordenes una y otra vez, pero luego empezará a asociar la palabra con su significado. Cuando su perro responda correctamente, recuerde alabarlo; esto hara que su perro lo realice la próxima vez correctamente.

Ante todo debemos recalcar la importancia del tono de voz, al principio nos costará un poco acostumbrarnos pero en poco tiempo lo habremos asimilado; Hay que distinguir entre 3 tonos de voz básicos:

Autoridad (VOZ GRAVE)
Excitación (VOZ AGUDA)
Insumisión (VOZ INSEGURA)

Así como diferenciar los tipos de caricias:

Sobre la cabeza (AUTORIDAD)
En el cuello (AMOR)
A lo largo del cuello (FELICITACIÓN)
En el lomo (ÁNIMO)
En el vientre (TRANQUILIZA EL ANIMAL)

Hemos de dejar bien claro un concepto básico; el perro no tiene sentimiento de culpabilidad, simplemente asocia un comportamiento propio que junto a una reacción negativa o positiva del dueño, acarrea un castigo o un premio.

INICIACIÓN A NO LADRAR

En cuanto el perro aulle o ladre se le dá la orden de ¡NO!, la forma es cogiendolo por el hocico con las dos manos sin hacer exceso de presión para no dañarle, y dando la orden de silencio. Una vez se halla callado se le felicitará, y se repetirá el ejercicio. Se le puede inicitar a que ladre bien saliendo de casa, bien enseñandole algún juguete que le guste, etc... Bastará con tres o cuatro veces al día. Al principio el perro no entenderá la orden, y se vera confuso. Recordad no pegarle y ni apretarle el hocico en exceso, sino lo único que conseguiremos es despertar la desconfianza de nuestro perro para con nosotros.

INICIACIÓN A LA LLAMADA

Es importante que desde que el cachorro entra en nuestra vida, empecemos a llamarle por su nombre. Una situación muy propicia para iniciar la orden de llamada es la comida. La forma de dar la orden será ¡nombre + ven!.Recordemos felicitarle siempre que acuda.
También cuando queremos jugar con el, o cuando vamos a dar un paseo por la calle, etc...

INICIACIÓN SALIDA A LA CALLE

Ántes de salir a la calle debemos haber completado las vacunaciones del primer ciclo.No es conveniente mantener al animal aislado en casa , ya que podremos tener futuros problemas de conducta. Lo que quiere decir que es necesario relacionar, sociabilizar al cachorro con otros animales. La traílla se utilizará siempre, almenos las primeras veces. Es importante que el cachorro no juegue con ella. Se puede habituar al cachorro a llevar la traílla colocandosela cuando vamos a jugar, o en momentos agradables, la comida, caricias....etc. Es importante conocer la correcta situación del dueño respecto del perro, el dueño siempre deberá llevar al animal a su izquierda. El aspecto más importante es mantener la calma y hablar al animal sosegadamente de forma cariñosa. Al principio el animal tenderá a irse entre nuestras piernas quedarse atrás, etc... un pequeño truco es dejarle ir delante, y llamarlo, se le felicita cuando acuda. Se le ordena sentarse, y continuamos la marcha el cachorro tenderá a seguirnos, y en caso contrario le llamamos.

INICIACIÓN A SENTADO Y TIERRA

Son dos ordenes fundamentales para el posterior adiestramiento del perro. La manera más sencilla para enseñar la orden de "SIT" es mediante una golosina. El método es el siguiente, se le coloca la trailla al cachorro se le dá la orden de "SIT" y al mismo tiempo que se tira ligeramente de la trailla hacia arriba con la mano izquierda, con la derecha se le baja el lomo. El cachorro seguramente se escurrirá asustado, no le chillemos , acariciemoslo... y transcurrido unos minutos intentemoslo de nuevo. Una vez ejecutada la orden con o sin nuestra ayuda le damos una golosina , como premio. Racionando la golosina en pequeñas porciones en poco tiempo crearemos en el cachorro la acción mecánica de sentarse. Con 3 ó 4 minutos cada día es suficiente.
Aprovechando la orden de sentado tiraremos de las patas delanteras, con cuidado, hacia nosotros, ordenando "DAUN" y si fuera necesario recostando el lomo. De igual forma se le felicitará y se le gratificará, intentando cambiar poco a poco la recompensa material por una caricia.

EL EJERCICIO

El ejercicio es un elemento esencial en el desarrollo de su perros, físicamente y " mentalmente”. Mientras es importante supervisar los hábitos dietéticos de su perro y proporcionar la atención médica apropiada, es igualmente indispensable proporcionarle ejercicio adecuado. Esto es especialmente importante si su perro se confina durante el día, mientras usted está en el trabajo o la escuela. Debe de tener un tiempo para el ejercicio del perro. Un paseo alrededor de la cuadra o un juego sería ideal; usted también puede trotar o puede andar en bicicleta con su perro.

Familiaríce su perro lo más pronto posible con un collar y correa. Si usted lleva su perro a un paseo largo a través del parque o patio de recreo, mantengelo con la orrrea; la correa debe ser lo suficientemente larga para permitir le correr y saltar. También, asegurarese que su perro está llevando una placa que lo identifica con su nombre y dirección en caso de que se extravíe.