Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 
Enfermedades oncológicas

Tumor de Mamas
Tumor de Testículos
Linfoma
Cáncer de Vejiga
Cáncer Óseo
Cáncer en la Cavidad Bucal


Tumor de Mama en mascotas

Estudios epidemiológicos han demostrado que el tumor de mayor incidencia en hembras caninas, es el tumor de mamas. Si bien suelen observarse con mayor frecuencia en las mamas inguinales (posteriores), el examen clínico debe incluir la palpación de todos los pares de glándulas mamarias, pezones y ganglios regionales. Análisis de la secreción mamaria, en el caso que existiera. La frecuencia indicada del examen clínico es cada seis meses, en el período previo a entrar en celo ( entre 1 y dos meses). Los tumores de mama suelen observarse en todas las razas, sin excepción, tanto puras como en cruzas, animales jóvenes como adultas y gerontes, castradas y enteras. Epidemiológicamente lo que varía es la frecuencia (número de casos) en cada grupo mencionado. En función de lo mencionado podemos afirmar que los tumores de mamas se observan con mayor incidencia, en hembras enteras adultas tanto caninas como felinas.

Tumor de Testículo en mascotas

En los machos caninos los tumores de testículo (seminomas, de Sértoli y el de células intersticiales) suele observarse con relativa frecuencia en animales adultos. Es por lo tanto aconsejable que el examen clínico de rutina incluya la observación, palpación de ambos testículos para detectar cambio de tamaño, consistencia, sensibilidad e incluso la ausencia de uno o ambos testículos. Cuando el testículo no está presente en la bolsa escrotal, se habla de un animal criptorquídeo. Estos pacientes corren un alto riesgo puesto que el testículo retenido en cavidad abdominal tiene un porcentaje muy elevado de desarrollar cáncer. La detección precoz de la ausencia del testículo, su localización y su posterior extracción evitan la aparición del tumor.

Linfoma en en mascotas

Es el cáncer del sistema inmune de alta incidencia tanto en caninos como en felinos. En el examen clínico de los caninos (tanto hembras como machos de cualquier edad) suele detectarse agrandamiento de uno o varios ganglios linfáticos de hasta diez veces el tamaño normal, fríos e indoloros al tacto. El paciente suele encontrarse en un principio en buen estado general, sin otro síntoma. En los gatos el linfoma suele afectar el aparato digestivo manifestando decaimiento, deterioro general y una serie de síntomas inespecíficos.

Cáncer de Vejiga en mascotas

Un tumor de relativa incidencia en caninos y de difícil diagnóstico en un examen clínico de rutina por presentar el paciente los mismos síntomas que una infección de vejiga (cistitis). Esto motiva que se diagnostique cistitis en primera instancia, que al no responder a los antibióticos se investiga la presencia de cáncer. Para el mismo hace falta un estudio de sedimento urinario (orina centrifugada y eliminado el sobrenadante) en donde pueden observarse bajo microscopio células tumorales. Este tumor está aparentemente muy relacionado con el uso de productos pulguicidas sistémicos (gotitas, pipetas), más por sus excipientes que por sus principios activos. Se sabe que los bencenos, toluenos, xilenos y derivados del petróleo son sustancias cancerígenas.

Cáncer Óseo (Huesos) en mascotas

En caninos de razas grandes (Ovejeros, Viejo Pastor Inglés) y gigantes (Gran Danés) suele observarse cáncer en los huesos largos (extremidades) que se manifiestan con claudicación (renguera o manquera). Dentro de los tipos tumorales óseos el más frecuente es el osteosarcoma, un tumor muy agresivo, de crecimiento rápido y que al momento del diagnóstico generalmente ha realizado metástasis (colonización de células tumorales en otros órganos), como el pulmón.

Cáncer en la Cavidad Bucal en mascotas

Los tumores en cavidad bucal suelen ser frecuentes en animales adultos y gerontes Suelen manifestarse con halitosis (mal aliento) y ptialismo (salivación excesiva). El examen clínico de rutina debe incluir la boca y sus anexos (glándulas salivales). Los tumores que se observan en la cavidad oral son de tipo histológico y evolución variada. Al igual que todos los tumores el diagnóstico definitivo se realiza por histopatología (biopsia).