Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 
Doctor mi cachorro come caca

Coprofagia
El origen de la ingesta
de materia fecal


Este tema, es de mucha importancia para los dueños de los perros, ya que tienen varias dudas del porque los animales desarrollan está acción, es una consulta frecuente a los médicos veterinarios.

Este origen de la ingesta de materia fecal que se le conoce como Coprofagia, en los caninos es un tema en el que los veterinarios tienen muchas cuestiones, dudas y por eso mismo no se logran poner de acuerdo, debido a que puede obedecer tanto a causas físicas como de comportamiento, normales y patológicas.

La Coprofagia, es un trastorno alimenticio por el cual se produce la ingestión de heces fecales ya sean las propias, de otros perros o de otros animales. Los propietarios hacen tratamiento de acuerdo a lo que observan en su perro, realizan castigos inútiles que no llegan a ningún fin hasta el abandono de los animales.

Los motivos de la coprofagía (algunos comprobados y otros discutidos) respecto a las causas, puede ser debida a varios problemas médicos tales como la insuficiencia pancreática, la pancreatitis, las infecciones intestinales, el síndrome de malabsorción o el exceso de alimentos excesivamente grasos. Sin embargo, en la mayoría de estos contextos, otras señales acompañan al hecho de ingerir las heces, particularmente la diarrea. La coprofagia se presenta normalmente con un aspecto de poca importancia unido a esta serie de dolencias.

Se establecen tres tipos de coprofagia, en primer lugar, está la autocoprofagia, es decir, cuando se trata de un perro que se come su propio excremento. Por otro lado, encontramos la coprofagia intraespecífica, que se refiere a un ejemplar que ingiere la materia fecal de otro dentro de su propia especie. Por último, hallamos la coprofagia interespecífica, aquella en la que el animal se come las heces de otra especie.

Hay perros que tienen una alimentación muy pobre y escasa, por lo tanto tienen hambre todo el tiempo y a toda hora, lo que los lleva a presentar coprofagía.
Desde el punto de vista conductual podemos decir que se debe al aburrimiento, falta de ejercicio o de juguetes que mantengan ocupado a nuestro perro, como también se plantea la posibilidad de que el perro imite al dueño al verlo recoger las heces, o que ante un castigo por haber defecado en un lugar inapropiado el perro ingerirá las heces tratando de eliminar las evidencias. Se habla también que puede haber situaciones estresantes como cambios en el estilo de vida o ambiente.

Por está razón no se debe castigar al animal, es mejor abocarse con un médico veterinario para que le asigne el tratamiento adecuado, para que prevenga el acceso a las heces o en el caso que el mismo se deba a una conducta de orientación bucal.

En ocasiones el cambio en la dieta del perro puede ayudarnos a resolver el problema, así que podemos intentar un cambio de marca de croquetas o incluir un poco de vegetales en su alimentación. Parece ser que es el cambio en la consistencia o en el sabor de las deposiciones lo que provoca que el perro suspenda esta conducta.

Pero existen también parásitos, con los que se pueden infectar los perros, también se contraen enfermedades virales o causadaspor microorganismos que ponen en riesgo la salud, por esto se recomienda una desparasitación y que se lleve a cabo un examen para verificar el estado del animal.

Para cualquier consulta debe de buscar a una profesional de confianza, que nos permitirá aclarar todas las dudas, los riesgos y las soluciones para nuestro problema.