Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 
El distemper canino es una enfermedad altamente contagiosa causada por un virus que afecta los aparatos respiratorio, gastrointestinal, y a menudo, el sistema nervioso de los cachorritos y perros adultos. El virus también infecta a cánidos salvajes (por ejemplo, zorros, lobos, coyotes, mapaches, zorrillos, y hurones).

distemper_1

Propagación del Distemper Canino

Los perros jóvenes y los cachorritos pueden infectarse debido a la exposición de aerosoles que contengan el virus, proveniente de las secreciones nasales de perros u otros animales salvajes infectados. Los brotes de distemper tienden a ser esporádicos. Debido a que el distemper canino también afecta a la población de animales salvajes, el contacto entre esa población y las mascotas puede facilitar la dispersión del virus.

Los Signos Clínicos del Distemper Canino

Los primeros síntomas de distemper que el dueño puede notar, son congestión ocular y secreción acuosa o de pus en los ojos. Posteriormente, los perros desarrollan fiebre, descarga nasal, tos, letargia, apetito reducido, vómito y diarrea. En estados avanzados, el virus puede atacar al sistema nervioso ocasionando ataques o convulsiones, espasmos o parálisis parcial o completa. Ocasionalmente, el virus provoca un rápido crecimiento de las células de queratina en la planta de la pata, resultando en un engrosamiento plantar. El distemper es a menudo fatal. Aunque los perros no mueran de la enfermedad, el virus del distemper canino puede ocasionar daños irreparables en el sistema nervioso del perro. El distemper es tan serio y los síntomas son tan variados que cualquier perro enfermo debe ser llevado inmediatamente con el Médico Veterinario para ser examinado y diagnosticado.

El Diagnostico y Tratamiento del Distemper Canino

El Médico Veterinario diagnostica el distemper canino basándose en el examen clínico y análisis de laboratorio. No existe ningún medicamento disponible para matar el virus en los perros infectados. El tratamiento consiste primordialmente en múltiples esfuerzos para prevenir las infecciones secundarias; control del vómito, diarrea, síntomas neurológicos y combatir la deshidratación por medio de la
administración de líquidos. Los perros enfermos deben mantenerse cubiertos para prevenir enfriamientos, recibir un buen cuidado hospitalario y permanecer separados de otros perros.

Prevención del Distemper Canino

La vacunación y la prevención del contacto con animales infectados se consideran como los mejores elementos en la protección del distemper canino. La protección más eficaz es la vacunación. Los cachorritos son los más susceptibles a la infección, debido a que la inmunidad natural adquirida proveniente de la leche materna gradualmente disminuye
antes de que el propio sistema inmune del cachorro se haya desarrollado para combatir la infección. Si el cachorrito es expuesto al virus del distemper canino durante este periodo de protección disminuida puede llegar a enfermarse. Una preocupación adicional es que la inmunidad provista por la leche materna pueda interferir con una respuesta efectiva a la vacunación. Esto significa que los cachorritos vacunados ocasionalmente pueden sucumbir a la infección del distemper. Para reducir ese periodo de protección mínima y proveer una defensa óptima en contra del distemper canino durante los primeros meses de vida, se recomienda la administración de una serie de vacunaciones.

Todos los perros tienen riesgo, sin embargo, los cachorritos de menos de cuatro meses de edad y los perros que no han sido vacunados en contra del distemper canino son los más
susceptibles de adquirir la infección.

Nota

Hasta que el cachorrito haya recibido la serie completa de vacunaciones el dueño debe ejercer mucho cuidado cuando lleva a su perrito a lugares donde otros cachorritos concurren (por ejemplo, tiendas de mascotas, parques, lugares de entrenamiento y obediencia, lugares de hospedaje diario para perros y establecimientos de peluquería
y belleza).

Los lugares que mantienen una buena reputación junto con los sitios de entrenamiento reconocidos reducirán el riesgo a la exposición del virus, es por ello que exigen los documentos de salud y carnet de vacunaciones. También practican una buena higiene y el aislamiento de los cachorritos y los perros enfermos.

Para la protección de los perros adultos, los dueños deben estar seguros que el programa de vacunación de sus perros esté al corriente.

Pida a su Médico Veterinario que le recomiende el programa de vacunación más apropiado para su mascota.

Evite siempre tanto el contacto con perros infectados como, el contacto con mapaches, zorros, zorrillos, y otros animales salvajes que pueden estar infectados.