Sobre Perros  
Páginas Principales
Temas y Artículos
 

Cachorros

La alimentación de los animales de compañía tiene algunos objetivos propios que la
diferencian de la alimentación de los animales de abasto, en los cuales se persigue optimizar las producciones. Los perros como animales de compañía son, en muchas ocasiones, considerados miembros de la familia y se les trata como tales. Ello implica que su alimentación, además de suministrar una cantidad de nutrientes correcta, equilibrada y disponible, debe permitirles optimizar su salud, actividad y longevidad.

Además y dado que el sobrepeso y la obesidad, son problemas frecuentes en perros y que existen enfermedades que incluyen un tratamiento nutricional, la alimentación debe promover una correcta condición corporal y reducir el riesgo al padecimiento de determinadas patologías o acelerar la recuperación de los animales enfermos.

Los animales necesitan un aporte diario de energía, proteínas, vitaminas y minerales. Lo que se dice una dieta equilibrada y de calidad. Sin embargo, la cantidad y la proporción de estos elementos varía en función de la raza, de la edad, del estilo de vida o de su estado de salud.

Cualquier propietario puede optar entre un alimento preparado y una comida casera. Evidentemente, una dieta casera puede ser equilibrada y completa, pero no podemos estar al cien por ciento seguros de la cantidad de nutrientes que aportamos. Por ello siempre se recomiendan los alimentos preparados. Estos alimentos comerciales se clasifican en función del grado de humedad: secos, húmedos y semihúmedos. Además de que el alimento contenga todos los elementos esenciales, sea completo y equilibrado, debe tener "buen gusto" y "buen sabor", es decir, palatibilidad y valor nutritivo.

A la hora de elegir un alimento se deben tener en cuenta otros factores como la energía que el metabolismo del perro puede utilizar; el coste del producto(la calidad tiene un precio), su contribución a la higiene dental y los suplementos de ciertos nutrientes cuando el animal los necesite.

perro

¿Cómo debo administrar la dieta?

Existen dos métodos: dejar que el animal disponga continuamente de alimento(siempre y cuando sea capaz de regular la cantidad que comen), o bien, administrar la ración diaria repartida en comidas. El primer método es más arriesgado, ya que puede llevar al animal a sufrir anorexia u obesidad, por ello, se recomienda el segundo. Se administran dos o más comidas al día, con una cantidad predeterminada según sean sus necesidades. Esto permite un control estricto sobre la conducta alimentaria y detectar fácilmente las conductas anormales.

Por otro lado, las hembras en periodo de gestación o lactación también se hayan sometidas a unas mayores necesidades nutritivas. Por ello, cuando una hembra se encuentre preñada o criando será necesario atender con un alimento más nutritivo estas especiales necesidades.

perro

Cuando es un cachorro:

Crece muy rápido por lo que en relación a su peso, necesita más energía que un perro adulto. Hasta la cuarta semana de vida, la alimentación debe ser la leche materna, que contiene todos los nutrientes que necesita. Más tarde, podemos comenzar a darle alimentos sólidos para cachorros, unas 6 veces al día. Como estos alimentos contienen poca agua, es conveniente humedecerlos con agua templada. En la octava semana se reducirá el número de comidas a cuatro, reduciendo también la cantidad de agua en el alimento hasta dárselo seco. Este periodo coincide con el crecimiento de los dientes, por lo que es aconsejable darle algo que pueda morder para un mejor desarrollo de sus dientes. Hay que asegurarnos que disponga siempre de agua limpia y fresca, sobre todo, después de las comidas.

perro

Cuando ya es adulto:

Además de contener todos los nutrientes que necesita un perro(proteínas, aceites y grasa, carbohidratos, fibra, vitaminas, minerales y oligoelementos), debe tener un sabor que le guste al perro, de forma que comer siga siendo un placer para el animal. También debe tenerse en cuenta su textura, de forma que sus dientes y encías estén siempre limpios y sanos, para ello, es recomendable que tenga algún objeto que pueda morder. Y por último asegurarnos que los alimentos que el animal ingiere sean tanto de origen animal como de origen vegetal, ya que ambos son indispensables, ya que algunos nutrientes solo pueden encontrarse en unos alimentos y no en otros.